Noticias

MITOS Y LEYENDAS SOBRE LOS TATUAJES

Se han descrito multitud de rumores y leyendas urbanas sobre los tatuajes que no tienen razón de peso ni base científica. Seguro que has oído, como por ejemplo que no te hagas una resonancia magnética porque te puedes morir si llevas tatuajes.

A continuación te voy a enumerar seis rumores sobre los tatuajes que espero te sirvan de ayuda para que venzas el temor a las agujas por culpa de algunas exageraciones.

  1. Los tatuajes sangran mucho

Falso y Verdadero. Un tatuaje realizado correctamente no implica ninguna pérdida de sangre significativa. Cuando el tatuador empieza a realizar las líneas es normal que salga sangre que irá limpiando para continuar inyectando tinta.

Las zonas sombreadas y más amplias sangran más, y generalmente no caen chorros de sangre como con una herida, sino que se ven gotas que quedan pegadas a la zona por la que se está trabajando. Pasados unos quince minutos después de haber finalizado el tatuaje, deja de sangrar. Aunque es normal ver que algo de mezcla de pomada o vaselina con algo de sangre cuando nos quitamos el protector plástico que tapa el tatuaje para protegerlo de agentes contaminantes.

Salvo que sufras de alguna enfermedad que tenga que ver con la coagulación de la sangre, el tatuaje sangrará lo justo.

  1. Si tienes tatuajes no te puedes hacer una resonancia magnetica.

Falso. Las resonancias magnéticas están desaconsejadas cuando se tiene un tatuaje reciente, pero solo por precaución. La herida podría sangrar por no estar completamente curada

Existen algunos casos aislados de personas que al ser sometidas a resonancia magnética han experimentado picor e irritación en sus tatuajes. Pero no es lo habitual. Eso normalmente sucedía con los tatuajes antiguos y era por la composición de las tintas de hace muchos años.

  1. Los tatuajes se vuelven azulados y verdosos con el paso del tiempo

Falso. Eso pasaba con los tatuajes que se hacían en las cárceles o entre militares, donde utilizaban tinta china y una aguja o alfiler para inyectar. Ese efecto azulado o verdoso es inexistente, ya que las innovaciones técnicas y la calidad de las tintas han evolucionado para mejor. También las máquinas de tatuar y las agujas empleadas juegan un gran papel en el resultado de un tatuaje.

Los colores rojo y azul pierden un poco de intensidad una vez curado el tatuaje, aunque hidratándolos diariamente y atendiendo a los cuidados que requieren, ayudan a mostrarse en mejor estado. Los pigmentos que vienen en las tintas son mucho más resistentes al sol o al paso del tiempo. Y gracias a las innovaciones técnicas en la fabricación de tintas, los resultados son mucho mejores que las utilizadas hace años.

  1. La tinta blanca duele mucho más que cualquier otro color

Falso. El dolor depende de la zona donde se vaya a realizar un tatuaje y no de la tinta que se ha utilizado. El error de que se piense que el color blanco duele más, es porque casi siempre se utiliza para dar brillos y toques finales, lo que hace que el tatuador tenga que pinchar por zonas que ha tocado recientemente y están sensibles.

  1. Si llevas un tatuaje en la zona lumbar, no te pueden poner la epidural.

Verdadero. Si llega el momento en que tengas que traer al mundo a un bebé y llevas tatuaje en la zona lumbar, puede ser que el anestesista se niegue a pincharte en la zona porque coincide donde llevas el tatuaje.

Por otra parte, también hay anestesistas que intentan realizar la punción evitando la zona tatuada y, si no es posible, pueden recurrir a practicar un pequeño corte previo en la zona donde se inyectará la anestesia y así reducir el riesgo de arrastre (desplaza restos de tinta y otros elementos hacia el interior de la espina dorsal), lo que provocaría infecciones.

  1. Un tatuaje es para toda la vida

Falso. Los avances tecnológicos han mejorado la efectividad del láser dermatológico, convirtiéndolo en algo eficaz en la eliminacion de los tatuajes permanentes. Incluso los precios han cambiado notablemente. Lo que antes suponía dedicarle muchas sesiones y dinero para poder eliminarlo, ahora casi se puede hablar de que es una opción bastante asequible para poder borrar un tatuaje con el que sufres cada vez que lo miras.

De todas formas, ante cualquier duda, puedes preguntarme. No te quedes con ningún interrogante.

Cuidados del tatuaje

Es esencial que tengas ciertos cuidados con el tatuaje después de hacértelo, al fin y al cabo es una herida en tu piel.

Estos simples consejos te ayudaran a prevenir infecciones. También evitan que tu tatuaje se convierta en una fea cicatriz y una mala experiencia.

  1. Mantenlo tapado durante las primeras horas

El vendaje que el tatuador te pone sobre el tatuaje sirven para protegerlo. De bacterias, la luz solar, el polvo, etc.
Déjalo tapado entre 2 y 5 horas. No caigas en la tentación de destaparlo para ver cómo ha quedado o enseñárselo a otros. Ya tendrás tiempo de disfrutar y presumir de él durante toda tu vida.
2. Limpia el tatuaje

Utiliza agua tibia y jabón neutro (de glicerina, por ejemplo). No uses jabones con perfume o que contengan alcohol. Pueden irritar la herida y hasta dañar el tatuaje.
Limpia la zona 2 o 3 veces al día durante el primer mes. Usa tus propias manos en vez de una esponja o algo que pueda raspar la piel herida. Limpia toda el área para que no queden restos de sangre o cremas.
Sécate dando pequeños golpecitos con un paño de papel o una gasa. La herida debe quedar bien seca, pero no la aprietes demasiado ni las raspes.

3. Hidrata la herida

Bepanthol pomada protectora es uno de los hidratantes más usados y recomendables, porque además ayuda a la cicatrización.

No uses hidratantes que contengan perfumes, alcohol, lanolina o ceras. Tampoco aceites. Dañan el tatuaje, causan alergias/irritaciones o taponan los poros y favorecen las infecciones.
4. ¡Cuidado con el agua!

No hay problema para darte duchas desde el primer día. Sólo ten la precaución de no empapar el tatuaje y aclarar deprisa el jabón o champú que caiga encima. Tampoco lo restriegues con la esponja o la toalla.
No tomes baños de inmersión durante unas 3 semanas. Sumergir tu nuevo tatuaje durante mucho tiempo lo dañará de forma quizá irreversible.
Conviene evitar bañarse en piscinas o en el mar en las 2 primeras semanas o hasta que el tatuaje cicatrice. La suciedad y las bacterias del agua pueden hacer que se infecte. O como mínimo dañarlo.

5. Protégete del sol

Es probable que el sol irrite la piel si el tatuaje es reciente. Y en general hace que pierda brillo o color. Usa un protector solar de nivel alto (factor 50 o superior) para protegerlo de los rayos ultravioleta.

6. Deja el tatuaje al aire

No lo tapes con vendas, tiritas o lo que sea pasadas las primeras horas después de hacértelo. Es una herida, ¿te acuerdas? Y suele convenir que las heridas estén al aire para evitar la infección de peligrosos microbios anaerobios (los que se multiplican en heridas no lo bastante oxigenadas).
Utiliza ropa cómoda y suelta que no oprima la zona del tatuaje.

7. Busca señales de alergias o infecciones

Pueden ocurrir hasta tomando todas las precauciones. Presta atención al aparecimiento de:

  • Sarpullidos.
  • Enrojecimiento.
  • Escozor y/o picor.
  • Fiebre.
  • Líquido que salga de la herida incluso después de curada, etc.

Son algunos de los síntomas de alergias o infecciones. Busca ayuda médica si es necesario.

¿Qué hacer si un tatuaje pica, se inflama o se irrita?

1. No te rasques ni arranques las costras

Un tatuaje suele tardar 1 o 2 semanas en cicatrizar, según la zona donde esté y su tamaño. Evita rascarte por más que te pique y deja que se caigan solas las costras que se van formando.

2. ¿Y después qué?

Pasado un mes, tu tatuaje ya habrá cicatrizado y en principio ya no debe infectarse. A partir de ahí basta no exponerlo mucho al sol o usar un protector solar.

Tipos de afecciones que debes consultar antes de hacerte un tatuaje.

Hacerte un tatuaje no debe conllevar ningún riesgo. Salvo contar con una posible cicatrización lenta o una infección leve, son riesgos muy fuera de lo común si se toman las precauciones debidas antes y después de realizarse el tatuaje.

Te voy a detallar algunas infecciones que requieren autorización o consulta médica antes de ponerte en manos de tu tatuador, y otras en las que no es aconsejable realizarlos.

Tenlos muy en cuenta para que una experiencia como la de tatuarte no se convierta en una pesadilla o en un mal trago.

Afecciones que requieren consulta médica antes de realizar un tatuaje

Diabetes

-Hemofilia

-Cardiopatías

-Portadores VIH

Hepatitis B y C

-Inmunodeprimidos

Afecciones en las que se recomienda No realizar tatuajes

-Si la persona se está sometiendo a un tratamiento de quimioterapia.

-Tras una intervención quirúrgica

-Infecciones producidas por bacterias, hongos o virus

-Cicatrices alteradas

-Verrugas

-Cáncer de piel

-Melanomas

-Angiomas engrosados

-Déficit inmunológico

-Úlceras localizadas

-Urticaria

-Psoriasis

-Lunares

Con respecto a los lunares, esto se debe a que tener un tatuaje encima de un lugar puede hacer que detectar el desarrollo de un cáncer de piel sea particularmente difícil.

 

En un informe que aparece en la revista JAMA Dermatology, investigadores de Alemania aconsejaron lo siguiente:

En general, los tatuajes nunca deben ser colocados sobre las lesiones pigmentadas. Si lo hace, nunca se deben tratar con láser.

Otra cosa que debes saber es que las pieles muy pecosas suelen presentar reacciones alérgicas en forma de enrojecimiento y que como en los lunares, pueden ocultar un lunar maligno si se inyecta tinta.

Reacciones más comunes en los tatuajes

A Los pigmentos en las tintas para tatuajes

Los pigmentos de las tintas son los que producen más causas de reacciones alérgicas. Algunas se presentan de inmediato, pero otras tardan en desarrollarse y transformarse en crónicas. Esas reacciones producen eczemas o granulomas.

Los eczemas son de color rojo localizados en la zona del tatuaje e inmediaciones que pueden llegar a extenderse, y presentan una piel escamosa que producen picazón y muchas molestias.

Por supuesto tienen cura a base de antihistamínicos o pomadas de uso tópico con asteroides (cuando aparece hinchazón), que deberán ser recetados y controlados por un especialista en dermatología.

Los granulomas son reacciones alérgicas más comunes a una tinta específica y que contienen unos componentes químicos que el organismo de esa persona no admite. Son difíciles de tratar y con frecuencia causan enrojecimiento, hinchazón y protuberancias en la piel.

De los queloides es una reacción cutánea que se produce en la cicatrización de un tatuaje o de un piercing. Tienen tratamiento y es aconsejable no tatuar sobre ellos, aunque hay gente que lo hace para taparlos intentando no introducir tinta sobre estos, de manera que queden camuflados si no son muy grandes.

Reacciones por fotosensibilidad

Son reacciones posteriores al tatuaje y que se producen cuando la luz solar incide en esa zona. Aparece hinchazón, como si el tatuaje estuviera realizado en 3D y las líneas se inflaman como cicatrices. Se pueden llegar a formar ampollas y enrojecimiento.

 

Reacciones fototóxicas

La reacción fototóxica se produce por la mezcla de la tinta en contacto con el sol. Es muy molesta y se muestra con quemaduras parecidas a cuando tomamos mucho el sol.

No debes olvidar nunca que los tatuajes se realizan a base de inyectar tinta en capas de la piel, por lo que es un elemento extraño que el organismo puede asimilar bien o mal, según cada individuo.

Hay tintas que llevan pigmentos orgánicos y que se pueden sustituir por otros que poseen más componentes químicos con el objeto de evitar sensibilidades o reacciones como las que te he nombrado. De todas formas, no existen hasta la fecha tintas hipoalergénicas.

¿Por qué los tatuajes son permanentes?

Desde Youtube nos llega un video explicando los motivos que hacen que un tatuaje sea permanente.

La explicación no es muy complicada, el pigmento se encuentra almacenado por debajo de las capas de piel que se renuevan diariamente. Esto permite su longevidad. En caso de no realizar el tatuaje correctamente, se puede llegar a perder parte del pigmento y quedar incompleto y a falto de trazos.

No permitas que malos tatuadores, equipados con máquinas baratas o tintas incorrectas te dejen un mal recuerdo para el resto de tu vida. Dejate aconsejar por profesionales. Sigue las indicaciones posteriores para cuidar la herida abierta que queda tras el tatuado y cure correctamente para evitar infecciones.

flores

Estos días, aprovechando el maravilloso tiempo que nos hace en el norte en verano, aprovechamos el tiempo para realizar algunos diseños libres, inspirados por la madre naturaleza, flores.

Cualquier momento es bueno para dejar fluir la imaginación y no dejar de mover el lápiz por el papel para crear ciertos diseños que seguro gustará a algún cliente.

Os presentamos uno de los diseños de flores que podemos convertir en un bonito tatuaje para aquellos que os gusten este estilo. 

flores diseño