Tatuajes terapéuticos utilizados en diferentes épocas y culturas.

En algunas civilizaciones o culturas, el tatuaje y medicina han estado relacionados. Tras encontrarse momias que mostraban tatuajes, poblaciones que considerábamos primitivas y tribales utilizaban el tatuaje para curar ciertas enfermedades. Ejemplo de ello son diseños de amuletos grabados en la piel, que sobre todo se utilizaban para alejar el mal.

Junto a los amuletos se practicaban otros tipos de tatuajes terapéuticos, que poseían (según estas sociedades) magia. En cierto modo, la ciencia actual demuestra que algo de eficacia y comprensión hay en esos primeros tatuajes de la historia, por la parte del cuerpo donde se practica el tatuaje.

Otzi, la momia tatuada

En 1991, unos excursionistas alemanes encontraron una momia en la frontera de Italia y Austria, la conocida Otzi. Esta se remontaba a milenios y presentaba una conservación increíble. En el cuerpo se podían ver unos signos de color azul, realizados con algún pigmento obtenido del carbón de leña.

Los tatuajes que mostraba Otzi eran líneas paralelas y en cruz. Las tenía en la columna vertebral, zona lumbar, pantorrilla, pies, rodillas y tendón de Aquiles. En estas dos últimas partes del cuerpo, rodillas y tendón, había tatuadas unas cruces.

Precisamente todas las zonas donde esta momia tenía tatuajes, son propensas al desgaste y a las cargas que realizaban estas sociedades primitivas. El carbón utilizado para el tatuaje se utiliza hoy día para los dolores artríticos.

Tatuajes de las mujeres Ainu (Islas septentrionales de Japón)

Estas mujeres se tatuaban la espalda para curar los dolores producidos por el reuma. También creían que con ellos se podía cicatrizar heridas y enfermedades de la piel.

Otro tatuaje muy común en las mujeres Ainu era el que se realizaban alrededor de la boca. Aunque estos eran más tatuajes de tipo mágico, protectores o religiosos, ya que para ellos suponía que el tatuaje (el color negro), impedía que el mal entrara en su cuerpo.

Más tarde, ese mismo tatuaje era utilizado por las propias mujeres para que no fueran esclavizadas en burdeles. La burguesía de la época (finales del 700 y 800) repudiaba los tatuajes en las mujeres.

Tatuajes de los Nuba (Sudán)

Famosa por sus escarificaciones, la sociedad Nuba utiliza tatuajes a modo de vacunas para los niños. Cuando cumplen los seis añitos, a los niños se les practican pequeños cortes donde introducen hierbas y tierra. Con esto provocan una infección; también unas defensas inmunitarias ante gérmenes y bacterias. La cicatriz se convierte en una escarificación.

Tatuajes en África del Norte

Actualmente, en África están muy en práctica los tatuajes terapéuticos. Su finalidad va desde prevenir y curar enfermedades, hasta remedios mágicos y protectores contra maleficios.

Los hombres y las mujeres se tatúan la mano de Fátima (la hija menor de Mahoma) que otorga protección a todo aquel que la lleva grabada en su cara, cuello o brazo. Tatuar una estrella de cinco puntas ayuda a ahuyentar a los espíritus malignos. Para ello, el proceso del tatuaje debe realizarse de un solo trazo.

Por otro lado, están las mujeres bereberes, que se tatúan una cruz en el talón para ser protegidas contra los acosadores o perseguidores. Un pájaro tatuado en las sienes sirve para protegerse del mal. Además se utilizan tatuajes con el fin de reducir todo tipo de hinchazones en la piel. Para el dolor de cabeza, por ejemplo, se utilizan signos en las sienes y frente. Generalmente son círculos, rectángulos o cruces.

En Egipto, el tatuaje de un pez o palmera realizado en la palma de la mano asegura fertilidad. Por otro lado, una serpiente protege de la ira del Dios Sol.

Como podéis apreciar el arte del tatuaje no es tan nuevo como la gente se piensa.

Desde tiempos ancestrales hasta nuestra era ha ido cambiando y sometiéndose a diferentes culturas y formas.

Ahora ya sabéis una cosa más sobre mi mundo, espero que os haya resultado interesante.